120x120
Swietenia magohygi (L.) Jacq
Familia: Meliaceae
 
Sinónimos:
Cedrela mahagoni L.
 
Nombres vernáculos:
Acajou, caoba, caoba dominicana, caoba de Santo Domingo, kajou peyi (creole), mahagony, cuban mahogany, west indian mahogany.
IMAGENES
Descripción:
Árbol, de hasta 30 m. Hojas alternas, compuestas, paripinnadas, a veces agrupadas al final de las ramitas; con 3-6(-10) pares de folíolos opuestos o subopuestos, peciólulados, de 2,5-5 x 0,7-2 cm, angostamente ovados u ovado lanceolados, con los márgenes enteros; exestipuladas. Inflorescencias de 5 a 14(+) cm, panículas axilares. Flores cremosas o verde-amarillentas. Frutos de 6 a 10 cm, subovoides, pardo grisáceos, lisos, con 5 valvas leñosas.
 
Diagnóstico:
Árboles monoicos, perennifolios o caducifolios (en áreas sujetas a sequías prolongadas); copa densa, subesférica; troncos esbeltos, cilíndricos en sección transversal, con contrafuertes poco desarrollados; corteza externa lisa, grisácea, que se torna escamosa y pardo rojiza en individuos longevos. Hojas alternas, paripinnadas, con folíolos asimétricos y extensos peciólulos; inflorescencias paniculadas, más cortas que las hojas. Flores cremosas o verde amarillentas, diclinas, diclamídeas, actinomorfas, 5-meras, diplostémonas y superováricas. Cápsulas leñosas, 5-valvadas, con aproximadamente 20 semillas aladas en cada carpelo.
 
Distribución:
Nativo de EE.UU. y las Antillas, cultivado ampliamente en las zonas tropicales del mundo. En bosques húmedos y secos; de 0 a 900 m.
 
Historia natural:
Flores observadas en febrero, marzo, junio y julio. Frutos observados de enero a marzo y de junio a noviembre.
 
El nombre del género honra la memoria del médico holandés Gerard van Swieten (1700-1772). Van Swieten llegó a ser el médico personal de la emperatriz María Teresa de Austria. Creó un jardín botánico y un laboratorio de química, que fueron dirigidos por Nikolaus Joseph von Jacquin, quien posteriormente le dedicó el género en cuestión.
 
El nombre del epíteto no tiene un significado muy claro, algunos autores sugieren que resulta de la corrupción de la palabra mogano, que es el nombre que se le da al árbol en Jamaica, otros presumen análogamente de las palabras madeira o madera. No obstante es una idea generalizada que la etimología de la palabra mahogani no se ha determinado y quizás no se llegue a determinar por falta de evidencias (“The etymology of mahogany has never been determined, and probably never will be, for want of evidence”).
 
Usos:
Agroforestales: Como abono verde, árboles aislados en potreros (refugio y sombra para el ganado), cercas vivas, cortinas rompevientos, cultivos mixtos, delimitación de linderos y sombra para cultivos permanentes (café). Ecológicos: Conservación de suelos, estabilización de cauces fluviales, protección de mantos acuíferos y restauración de yermos. Industriales: De la corteza se pueden extraer taninos y colorantes. La madera es muy valiosa y apreciada para ebanistería, carpintería y tornería fina, el duramen es muy resistente al ataque de insectos. Las ramas y los tallos malformados se usan como postes para cercas y como combustible (leña y carbón). Las valvas de los frutos trituradas se usan como substrato para cultivos. Adicionalmente los árboles de esta especie se han usado en proyectos de arboricultura y melicultura. Medicinales: La decocción de la corteza tiene propiedades astringentes, antisépticas y tónicas, se administra vía oral para tratar la diarrea y la influenza, como depurativo sanguíneo y para restaurar el vigor en los pacientes aquejados de tuberculosis. Los extractos etanólicos de las semillas han mostrado efectos hipoglucemiantes en ratones de laboratorio.
 
Requerimientos ambientales:
Suelos: Arcillosos, limosos, calizos o arenosos, ácidos o alcalinos, profundos y bien drenados; los árboles de esta especie son tolerantes a las sequías y al rocío salino; se reporta que las poblaciones de Florida (EE.UU.), pueden ocasionalmente soportar heladas sin sufrir daños significativos; pH (>= 6-)7 a 8,5. Temperatura: Media 16 a 32 °C; mínima 11 a 12 °C; máxima con datos ignotos. Precipitación promedio annual: (760-)1000 a 1500(-2500) mm. Meses secos por año: 0 a 4(-6).
 
Producción de semillas, tratamientos pregerminativos y viabilidad:
Se reporta que en un kilogramo pueden hallarse de (2717-)3350 a 3500(-13 513) semillas, sin embargo el banco de semillas del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales de República Dominicana reporta datos de 7982 semillas. Para acelerar el proceso de germinación se recomienda quebrar o desprender el ala seminal de la sección germinativa. La siembra directa de las semillas ha tenido éxito en suelos húmedos, pero no en secos. Suelen germinar entre los 10 y los 20 días después de la siembra; almacenadas sin tratamientos previos y en condiciones ambientales pierden completamente su viabilidad a los 6 meses. Si se conservan en recipientes herméticos a temperatura ambiente y en una atmósfera seca, su viabilidad se puede extender hasta por 1 año. Las plántulas necesitan pasar en el vivero aproximadamente 1 año cuando alcancen una altura entre 60 o 90 cm, y requieren de luz durante su desarrollo inicial. No obstante se menciona que los mejores resultados se han obtenido proporcionando a las plántulas de una cobertura parcial interrumpida y que la supervivencia de las plántulas sembradas en el verano es de aproximadamente 70%.
 
Datos de germinación:
La germinación es hipógea. Sin tratamientos pregerminativos y con semillas frescas se reportan porcentajes de germinación que oscilan entre 60 y 95%.
 
Reproducción asexual:
Se reporta que los esquejes con hojas arraigan bien y que los árboles en etapa de poste rebrotan con facilidad.
 
Plagas y enfermedades:
En las Antillas Mayores se reporta que Macalla thyrsisalis (Pyralidae) causa defoliación y en plantaciones puras son frecuentes los ataques a los brotes terminales por parte de Hypsipyla grandella (Pyralidae). En Haití el coleóptero Pachnaeus litus ataca las semillas dentro de las cápsulas y en Puerto Rico el isóptero Nasutitermes costalis consume las ramas muertas y ocasionalmente los troncos vivos. La albura en maderaje o en muebles es suceptible al ataque del coleóptero Lyctus caribeanus. Numerosas enfermedades fúngicas que afectan a las plántulas se han reportado en Asia tropical, África y las islas del Pacífico, no obstante éstas rara vez llegan a causar daños severos. Adicionalmente se reportan daños por parte de Hypsipyla robusta (Pyralidae) y de coleópteros como Apate monachus (que ataca tanto a árboles vivos como muertos, penetrando profundamente en el tronco y las ramas y volviéndolos suceptibles al embate de los vientos) y termitas que causan daños a la madera de individuos plantados.
 
Criterios de restricción:
CITES Apéndice II (comercio contralado para evitar un uso incompatible con la supervivencia de la especie).