120x120
Pterocarpus officinalis Jacq.
Familia: Fabaceae
 
Sinónimos:
Pterocarpus belizensis.
 
Nombres vernáculos:
Alcornoque blanco, cahué, caway, chajada amarilla, kawi (misquito), paleta, paleto, sangre, sangre blanco, sangregado, sangregao, sangrillo.
IMAGENES
Descripción:
Árbol de 15-40 m. Hojas alternas, compuestas, imparipinnadas: pecíolos de 2-7 cm, raquis de 10-16 cm con 8-12 folíolos alternos de 7-15 x 3-7 cm, de ovado-oblongos a oblongos, los márgenes enteros; con estípulas. Inflorescencias panículadas, de hasta 25 cm. Flores amarillas o anaranjadas; cálices de 6 mm, dentados; corolas: vexilo de ca. 1 cm, con máculas rojas. Frutos de 5-10 cm, oblongos u ovados, con el ala coriácea y desigual.
 
Diagnóstico:
Árboles hermafroditas, perennifolios, típicos ecosistemas palustres; copa amplia, subglobosa; troncos esbeltos, cilíndricos o acanalados en sección transversal, con contrafuertes prominentes y sinuosos; corteza externa pardo-grisácea, amarillenta o blanquecina, escamosa, que se exfolia en placas; látex rojo evidente al cortar la corteza. Hojas alternas, imparipinnadas, con los folíolos alternos. Inflorescencias paniculadas. Flores fragantes, amarillas o anaranjadas, con el vexilo maculado. Frutos samaroides con el ala obsoleta.
 
Distribución:
De México a Brasil, Colombia, Ecuador, las Guayanas, Perú, Surinam, Venezuela y las Antillas. En bosques húmedos y muy húmedos; de 0-400 m.
 
Historia natural:
Flores observadas de marzo a septiembre y en diciembre. Frutos observados de junio a enero.
 
El nombre del género se deriva de las palabras griegas ptero- (ala, alado) y carpos (fruto), “con, o que tiene frutos alados”.
 
El nombre del epíteto significa “que se usa, o tiene usos medicinales o industriales”, aludiendo a su látex, que en tiempos pasados se exportaba pulverizado de Colombia a España y se conocía como “sangre de dragón”.
 
Usos:
Agroforestales: No se conocen. Los árboles sólo se aprovechan de bosques naturales. Ecológicos: Estabilización de cauces fluviales, recuperación de suelos (al ser una especie fijadora de nitrógeno). Industriales: La madera se emplea en construcción de elementos interiores, también se usa para construir boyas de pesca, cajas para embalaje, marcos para cuadros, relleno de contrachapados, pulpa para papel, postes para cercas, carpintería en general y como combustible (leña y carbón). Los árboles de esta especie se han plantado como fuente de néctar para abejas y en proyectos de ornamentación. Medicinales: La savia pulverizada es usada en las Guayanas para tratar el afta y la diarrea. La infusión de la corteza la emplean para tratar la disentería.
 
Requerimientos ambientales:
Suelos: Arcillosos o arenosos, con abundante materia orgánica, periódicamente inundados por aguas corrientes o estancadas, las plantas también crecen en bancos aluviales o laderas de cerros y son tolerantes a concentraciones bajas de salinidad; pH 6-6,4. Temperatura: Media: 20-24 °C; mínima: datos ignotos; máxima: datos ignotos. Precipitación promedio anual: (1600-) 2500-5000 mm. Meses secos por año: 0-2.
 
Producción de semillas, tratamientos pregerminativos y viabilidad:
Datos ignotos.
 
Datos de germinación:
Datos ignotos. No obstante se han tomado plántulas del bosque natural para repicar en vivero y se han obtenido porcentajes de sobrevivencia de 60%. Las plántulas se desarrollaron lentamente y se estima que deberían pasar en el vivero de 7 a 8 meses antes de su traslado al campo, adicionalmente requerirían sombra en su desarrollo inicial.
 
Reproducción asexual:
Se menciona que el manejo de brotes radicales podría ser funcional.
 
Plagas:
En Puerto Rico se han hallado los siguientes insectos en la planta: Ischnaspis longirostris (Hemiptera), Nasutitermes costalis (Isoptera) y Frankiniella insularis (Thysanoptera), y se presume que ellos consumen su follaje.
 
Criterios de restricción:
No existen.