120x120
Pennisetum purpureum Schumach.
Familia: Poaceae
 
Sinónimos:
Cenchrus purpureus Morrone
 
Nombres vernáculos:
Gigante, merkerón, pasto azul, pasto elefante, pasto gigante, yerba elefante. Algunos cultivares y accesiones avanzadas: King grass, elefante enano, maralfalfa, taiwán.
IMAGENES
Descripción:
Hierba perenne, cespitosa; culmos de 2 a 3,5(-7,5) m, brotando en grupos de una base cormosa dura, a veces decumbentes, arqueados, ramificados a partir de los nudos medios y terminales, sólidos y entrenudos glabros. Hojas con las vainas glabras a hirsuto-papilosas, las lígulas de 1,5 a 3,5 mm, membranáceas, coronadas por densas hileras de tricomas rígidos, láminas foliares de hasta 125 cm, lineares. Inflorescencias de hasta 30 cm, espiciformes, terminales y axilares, amarillas o doradas, raras veces púrpuras; el raquis estriado, piloso, recto, los fascículos con 1-5 espiguillas cortamente estipitadas, los estípites de hasta 0,5 mm, pilosos, las cerdas numerosas, de 10-15 mm, escabrosas, la interna de hasta 40 mm, ralamente ciliada o escabrosa. Espiguillas de 4,5-7 mm (excepto las abortivas), dorsalmente comprimidas, angostamente ovadas, caudadas; primera gluma ausente (o una diminuta escama redondeada); segunda gluma ovada, 1-nervada. Flósculo inferior usualmente estaminado; lema inferior angostamente ovada, acuminada, 3-nervada, los nervios escábridos; la pálea casi igual que la lema; flósculo superior bisexual; lema superior de 4,6-7 mm, brillante, 5-7-nervada, los nervios escábridos; la pálea de casi el mismo tamaño de la lema; lodiculas ausentes.
 
Diagnóstico:
Hierba perenne, los culmos decumbentes en las bases, erectos distalmente y a veces ramificados, de 2 a 3,5(-7,5) m (según la variedad), sólidos (con los entrenudos glabros), brotando de macollas o estolones breves. Hojas con las vainas glabras o hirsuto-papilosas y con las lígulas membranáceas y ciliadas; inflorescencias espigas cilíndricas terminales, amarillo doradas de hasta 30 cm, con numerosas cerdas que suelen ocultar las espiguillas, éstas dispuestas en fascículos, con la primera gluma usualmente ausente.
 
Distribución:
Nativa de África tropical, ampliamente cultivada y naturalizada en las zonas tropicales y subtropicales del mundo. En bosques húmedos, muy húmedos, de transición a secos y pluviales; de 0 a 1800(-2500) m (aunque las variedades o cultivares empleadas para la producción de forrajes se desarrollan mejor cerca de los 1500 m).
 
Historia natural:
Flores observadas todo el año. Frutos observados en mayo y octubre.
 
La producción de semillas de esta especie es particularmente pobre, aparentemente debido a la poca viabilidad del polen. Las plantas se recuperan bien luego de los incendios.
 
El nombre del género se deriva de las palabras latinas penni- (pluma) y seti (seta), “con setas plumosas”.
 
El nombre del epíteto significa “que es de color púrpura”.
 
Hábitat:
Barbechos, áreas perturbadas silvestres o rurales, zonas cenagosas, litorales y riparias, cañones escarpados, sabanas.
 
Usos:
Agroforestales: Como barreras vivas, conservación de suelos, control biológico (Imperata cylindrica/Poaceae), cortinas rompevientos (para proteger cultivos hortícolas o frutales), cultivos mixtos (banano, yuca), forraje (corte y acarreo apto para la producción de ensilaje –aunque de calidad inferior que el sorgo o el maíz– y henificación –cuando las plantas están jóvenes– y pastoreo rotativo de corto plazo). Industriales: Los culmos se pueden usar para la producción de pulpa para papel y para techar construcciones rústicas; de los lixiviados de las cenizas de los mismos se puede extraer sal. Los brotes y las inflorescencias jóvenes se pueden consumir en sopas o ensaladas. Medicinales: La infusión de los tallos tiene propiedades diuréticas y se usa en casos de anuria y oliguria. Se dice que en África tropical se usa como una fuente de sal medicinal.
 
Requerimientos ambientales:
Suelos: Las plantas de esta especie toleran una amplia gama de suelos, ya sean arenosos o arcillosos, ácidos o neutros, incluso pobres y con el drenaje deficiente; no obstante los mejores rendimientos para la producción se obtienen en suelos ricos (o convenientemente fertilizados) y bien drenados. Esta pastura es intolerante a las heladas y moderadamente tolerante a la sombra; pH (4,5-)6,2(-8,2). Temperatura: Media de 18 a 27,3 °C; mínima de 13,6 a 15 °C; máxima de 30 a 40 °C (los mejores rendimientos los obtienen las pasturas entre los 25 y los 40 °C. Se reporta que el crecimiento de las mismas se estanca a los 10 °C). Precipitación promedio anual: (200-)800 a 4000 mm. Meses secos por año: >=4.
 
Producción de semillas, tratamientos pregerminativos y viabilidad:
Se reporta que en 1 kilogramo pueden hallarse alrededor de 1.333. 000 semillas. Como tratamiento pregerminativo se ha empleado la remoción de las estructuras externas de la semilla. Aunque pareciera resultar innecesario, ya que no hay diferencias significativas, en el proceso de germinación las semillas se mantienen a temperaturas que oscilen entre 20 y 25 °C. El tiempo de germinación de las semillas es diferente según la variedad. Las semillas son ortodoxas y soportan períodos prolongados de tiempo sin perder su viabilidad (hasta 5 años).
 
Datos de germinación:
Usando o no tratamientos pregerminativos se reportan porcentajes de germinación que oscilan entre (10-)75 y 100%.
 
Establecimiento:
Se puede establecer a partir de semillas (germinadas previamente en el vivero), aunque casi siempre se hace a partir de macollas o culmos maduros (con al menos 3 nudos foliados). Las diásporas se suelen plantar a una profundidad entre 5 y 10 cm, sobre eras con un contorno de 0,5 y 2 m y un distanciamiento entre las mismas de 0,3 y 1 m. El distanciamiento deberá ser menor si el objetivo del cultivo es la conservación de suelos o la implementación de barreras vivas, y deberá ampliarse si el sitio de cultivo es de condición árida. Si se siembra en laderas, deben hacerse los surcos siguiendo las curvas de nivel, con un espaciamiento entre los mismos que oscile entre 0,7 y 1 m. En general se estima que se requieren entre 650 y 800 kg de material vegetativo para abarcar una hectárea.
 
Manejo:
Es necesario el control de hierbas invasoras en el período de establecimiento. Para mantener la calidad, se requiere de cortes frecuentes a ras de suelo, normalmente cada 50 o 70 días, cuando su altura oscile entre 1 y 1,20 m. En barreras vivas es más apremiante la corta frecuente debido a la competencia con los cultivos adyacentes. La capacidad de carga potencial de esta pastura es muy alta, con una aplicación de 50 kg/ha de nitrógeno después de cada cosecha, se pueden mantener cerca de 27 animales/ha.
 
Fertilización:
El cultivo de esta pastura se debe iniciar en terrenos fértiles, una vez establecido requiere entre 150 y 300 kg de nitrógeno, 20 kg de fósforo y 50 kg/ha/año de potasio respectivamente. Se recomienda que la adición de los fertilizantes se haga fraccionada luego de cada corta.
 
Valor nutricional:
Se reporta que 100 g de hierba fresca contiene: 77,8 g de agua, 1 g de proteína, 0,5 g de grasa, 17,6 g de carbohidratos totales, 3,1 g de ceniza, 0,12% de calcio y 0,07 de fósforo, 0,80% de sodio, 0,10% de magnesio, 0,06% de hierro, 0,021% de azufre. Es una buena fuente de caroteno (182-221 mg/g) y tocoferol (195-260 mg/g). En el caso del heno en 100 g se hallan: 10,9 g de agua, 8,2 g de proteína, 1,8 g de grasa, 68,6 g de carbohidratos totales, 34 g de fibra y 20,5 g de ceniza; y en el ensilaje 5,8 g de proteína, 4,9 g de grasa, 73,4 g y 15,9 g de ceniza respectivamente. Este último se vuelve altamente palatable para el ganado al agregarle 2% de melaza y 0,8% de sal. El porcentaje de proteína cruda oscila en un rango de 9,5 y 19,7%, y la digestibilidad in vitro de materia seca de las hojas varía de 68 a 74%.
 
Palatabilidad:
Es extremadamente palatable para cualquier tipo de ganado de pastoreo cuando está joven y cuando se ingieren principalmente las hojas.
 
Toxicidad:
Se han reportado intoxicaciones fatales con nitrato en ganado cuya dieta consistía únicamente en esta pastura.
 
Producción de forraje:
La productividad depende de la fertilidad del suelo, la humedad, la temperatura y del manejo, el rendimiento en materia fresca oscila entre 2 y 85(-310) Tm/ha/año. Los rendimientos de proteína cruda oscilan entre 403,55 y 487,09 kg/ha, para intervalos de corte entre 45 y 60 días respectivamente. Los rendimientos son más altos en los fotoperiodos largos. La producción de materia seca oscila entre (2-)10 y 30(-85) Tm/ha/año, reflejando los valores extremos (cercados por paréntesis) el mínimo obtenido en suelos sin fertilizar y el máximo obtenido en suelos adecuadamente fertilizados. El rendimiento de materia seca aumenta con el avance de la madurez, con una producción promedio de 4,85 a 7,27 Tm/ha, a intervalos de 45 a 60 días de rebrote. El rendimiento promedio en suelos sin fertilizar durante la estación húmeda va de 3,2 hasta 5,3 Tm/ha, y para la estación seca de 2,4 a 4,4 Tm/ ha, a intervalos de 42-63 días de rebrote.
 
Producción de semillas:
Es infrecuente la cosecha de semillas.
 
Especies compatibles:
Centrosema molle, C. pubescens, Leucaena leucocephala, Neonotonia wightii, Pueraria phaseoloides.
 
Plagas y enfermedades:
Los siguientes hongos se han reportado en cultivos de esta pastura: Aegerita penniseti, Apiospora camptospora, Armillaria mellea, Beniowskia penniseti, Beniowskia sphaeroidea, Cercospora fusimaculans, C. penniseti, C. sorghi, Didymosphaeria panici, Gloeocercospora sorghi, Helminthosporium ocellum, Helminthosporium sacchari, Lacellinopsis spiralis, Leptosphaeria penniseti, Leptosphaeria penniseticola, Myrothecium gramineum, Myrothecium striatisporum, Nigrospora oryzae, Periconia sacchari, Phyllachora penniseti, Pyricularia grisea, Puccinia penniseti, Sclerospora graminicola, Septoria penniseti y Stagonospora penniseti. Se han reportado ataques a las plantas por bacterias como: Pectobacterium carotovorum; por numerosas enfermedades como la enfermedad de Pseudo-Fiji, enfermedad de la caña de azúcar y el virus de la mancha de la hoja entre otras; y por nematodos como Aphelenchus avenae, Meloidogyne incognita acrita, Meloidogyne javanica y Pratylenchus brachyurus. Adicionalmente la planta es un hospedero alternativo de Cassytha filiformis, Helminthosporium sacchari y Leptosphaeria sacchari.
 
Control de hierbas invasoras:
Puede aplicarse atrazina en la fase de establecimiento a una razón de 6 kg/ha. El control de las hierbas invasoras se puede realizar con glifosato.
 
Fortalezas:
Alto rendimiento de materia seca, altamente palatable para todo el ganado de pastoreo, forraje de alta calidad, tolerancia a las sequías.
 
Limitaciones:
Necesita de suelos altamente fértiles (o de insumos continuos) para mantener la producción; madura muy rápidamente, tornándose los culmos correosos y difíciles de masticar. Generalmente su cultivo es asexual (cepas o culmos maduros) y es muy susceptible a las heladas.
 
Cultivar destacado:
Maralfalfa: Este cultivar fue desarrollado en Colombia tras una serie de combinaciones genéticas atribuidas al genetista y sacerdote jesuita José Bernal Restrepo. Los culmos pueden alcanzar una altura de hasta 5 m y un diámetro entre 2 y 5 cm. Es aceptado por todos los tipos de ganado de pastoreo, incluso ha dado buenos resultados en la dieta de cerdos y aves de corral.
 
Usos:
Forraje de corte y acarreo, ensilaje (se recomienda agregar una fuente de carbohidratos solubles para facilitar la fermentación) y henificación (menos sugerido). Para el ganado de leche se puede usar fresco, aunque es preferible dejarlo secando por un día antes de picarlo para que aumente la cantidad de proteínas. En el caso de ganado de engorde o equino se recomienda aumentar a 2 o 3 días el período de secado.
 
Requerimientos ambientales:
Suelos: De franco arcillosos a franco arenosos, bien drenados, con buena aireación, ricos en materia orgánica y con fertilidad media a alta; esta pastura soporta suelos pobres en materia orgánica y períodos de sequía moderados, pero no tolera inundaciones prolongadas; pH (4.5-)5.0-7.0. Temperatura: Media 24 °C; mínima 10 °C; máxima 30 °C. Precipitación promedio anual: 1000 a 4000 mm. Elevación: 0 a 2000(-3000) m (esta pastura tiende a crecer lentamente en elevaciones superiores a los 2200 m). Meses secos por año: ?4.
 
Establecimiento:
Previo a la siembra se recomienda el arado del terreno, una correcta labranza mejora el almacenaje y la circulación de agua en el suelo. Su cultivo es estrictamente asexual. Las diásporas (estolones o cañas de aproximadamente 80 cm de longitud) se suelen plantar horizontalmente a una profundidad de 3 cm (se sugiere que exista un traslape entre las cañas y que estas tengan una edad cercana a los 6 meses) sobre surcos separados a cada 0,5 m. También se establece por estacas maduras de 3 a 4 nudos, regadas a chorro continuo, colocadas sobre un colchón de abono orgánico y tapadas con 10 centímetros de suelo. En general se estima que se requieren entre 3000 y 4500 kg de material vegetativo para abarcar el cultivo de una hectárea.
 
Manejo:
En la fase preemergente y para el control de hierbas invasoras se pueden emplear métodos manuales, mecánicos o químicos; en este último caso se puede considerar la aplicación de 2,4D a razón de 2 L disueltos en 200 L de agua/ha. En la época seca se puede utilizar el riego a intervalos de 15 a 20 días, que puede ser por aspersión, por manto o incluso usando aguas residuales del lavado de establos. El primer corte se puede realizar a los 90 días del establecimiento, cuando haya alcanzado una altura de aproximadamente 3,5 m, los cortes siguientes pueden realizarse a los 6 días del primero, obteniendo así un equilibrio entre volumen del forraje y contenido de nutrientes. Para el pastoreo de la pradera en verde, su aprovechamiento se dará con el 100% de cobertura del suelo, aproximadamente con plantas de 1,5 metros de altura cada 45 días entre corte y corte. Para el primer pastoreo después del establecimiento o siembra nueva se recomiendan animales pequeños, no adultos. Como es usual, los híbridos con el paso del tiempo van perdiendo sus propiedades destacadas y tienden a degenerarse, por lo que es una práctica recomendada el mantener áreas dedicadas a la plantación de semilleros con plantas de primera generación, las cuales deberán conservarse en óptimas condiciones de riego y fertilización para asegurar la trascendencia de las características genéticas y las condiciones nutricionales de la pastura.
 
Fertilización:
Luego de la siembra hay que esperar 30 días para fertilizar el suelo con 75 kg de nitrógeno/ha con anticipación cercana a la fecha del primer riego de auxilio. Bajas dosis de nitrógeno inicial durante el establecimiento dan mejores rendimientos posteriores. Se sugiere aplicar un fertilizante a base de fósforo al inicio de las lluvias. Luego de los cortes se recomienda usar una capa de 2 a 3 cm de estiércol de ganado bovino/ha, para incorporar materia orgánica al subsuelo, de manera simultánea la adición de 1 saco de úrea y un bulto de cloruro de potasio es requerida para esa misma área. Cíclicamente hay que valorar los rendimientos de cosecha y cuantificar la extracción de nutrientes del suelo, comparando análisis de laboratorio de muestras de suelo para corregir deficiencias cada año.
 
Valor nutricional:
Humedad: 79,33%, cenizas 13,5%, fibra 53,33%, grasa 21%, carbohidratos solubles 12,2%, proteínas crudas 16,25%, nitrógeno 26%, calcio 0,8%, magnesio 0,29%, fósforo 0,33%, potasio 3,38%, proteínas digestibles 7,43%, total de nitrógeno digestible 63,53%. Evaluaciones hechas con 3 frecuencias de corte, sobre la digestibilidad in vitro de materia seca (DIVMD), nitrógeno total (NT), el cociente del nitrógeno soluble (NS/NT), los carbohidratos no estructurales (CNE), y el contenido de pared celular (CPC), exponen los siguientes resultados respectivamente: a las 3 semanas de corte: 62,45% (IVDMD), 2,38% (NT), 70% (NS/NT), 13,50% (CNE), 55,60% (CPC); a las 6 semanas de corte: 55,75% (IVDMD), 1,73% (NT), 63% (NS/NT), 17,60% (CNE), 59,55% (CPC) y a las 9 semanas de corte: 52,10% (IVDMD), 1,26% (NT), 51% (NS/NT), 19,9% (CNE), 62,95% (CPC).
 
Palatabilidad:
Es extremadamente palatable para cualquier tipo de ganado de pastoreo.
 
Toxicidad:
Es factible que la adición inmoderada de potasio en la fertilización eleve a niveles tóxicos los contenidos del mineral presentes en la pastura, por lo que se aconseja eventualmente, ofrecerlo como parte de una dieta mezclada y nunca como alimento único.
 
Producción de forraje:
Los rendimientos esperados pueden oscilar entre 30-40 Tm/ha de materia fresca, con 6 a 8 cortes durante el año y cosechar entre 200-300 Tm/ha/año de forraje verde. En materia seca se reportan producciones de 8,2 Tm/ha y 85,7 Tm/ha de materia seca, con cortes efectuados a los 30 y 105 días respectivamente.
 
Producción de semillas:
Datos ignotos, su reproducción es casi estrictamente asexual.
 
Especies compatibles:
Datos ignotos.
 
Plagas y enfermedades:
Se reportan ataques por cercopoideos (Aeneolamia spp.), coleópteros (Phyllophaga spp.) y lepidópteros (Spodoptera frugiperda), entre otros. Los mismos pueden ser controlados con lannate, lorsban o malatión entre otros insecticidas.
 
Control de hierbas invasoras:
Puede aplicarse 2,4D a razón de 2 L disueltos en 200 L de agua/ha.
 
Fortalezas:
Rápido crecimiento, suave y altamente palatable, alto nivel de proteínas y carbohidratos y rápida respuesta a la fertilización.
 
Limitaciones:
Pierde calidad rápidamente, necesita suelos bien drenados y de fertilidad media o alta, reproducción vegetativa.