120x120
Morus alba L.
Familia: Moraceae
 
Sinónimos:
Morus indica L.
 
Nombres vernáculos:
Mora, mora extranjera, morera.
IMAGENES
Descripción:
Árbol, de hasta 25 m. Hojas alternas, simples, de 6-10 x 4-8(-12) cm, ovadas, ampliamente ovadas o hasta 3-lobuladas, los pecíolos de 4 a 7 cm, con los márgenes aserrados; con estípulas. Inflorescencias axilares, péndulas; las estaminadas racimos amentíferos de hasta 6(+) cm, las pistiladas espiciformes, generalmente más cortas y más compactas que las estaminadas. Flores blancas o cremosas, el perigonio formado por 4 tépalos. Frutos incluidos en el perianto y constituyendo un sincarpo de hasta 5 cm que llega a ser rojo o negro en la madurez.
 
Diagnóstico:
Árboles monoicos, caducifolios, con la copa amplia, subglobosa o subreniforme, a veces con las ramas ascendentes; troncos cilíndricos en sección transversal, sin contrafuertes prominentes; la corteza externa pardo grisácea, áspera, con fisuras verticales; con látex blanco o cremoso. Hojas simples, alternas, trinervadas, con las láminas enteras o lobuladas; inflorescencias racemosas o espiciformes, axilares, péndulas. Flores blancas o cremosas, diclinas, monoclamídeas, con el perigonio 4-partido o 4-segmentado. Aquenios agregados en sincarpos suculentos, usualmente negros al madurar.
 
Distribución:
Originario de China, es cultivado de EE.UU. a Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú, Venezuela, África y Madagascar. En bosques húmedos, muy húmedos y pluviales; de (0-)600 a 2300(-4000) m.
 
Historia natural:
Flores observadas en febrero. Frutos observados en marzo y abril.
 
En el protocolo del género, Carlos Linneo no menciona nada relacionado con la etimología del mismo, no obstante algunos autores suponen que el nombre del género alude a la palabra latina mora, que significa tardanza, demora, en alusión a la lentitud con la que se desarrollan las yemas foliares, o también que su origen se basa en la palabra celta mor, que significa negro, por ser el color de adquieren sus sincarpos al madurar.
 
El nombre del epíteto tiene su origen en la palabra latina albus, que significa blanco.
 
Usos:
Agroforestales: Como cercas vivas, cortinas rompevientos, delimitación de linderos, plantaciones mixtas (Erythrina spp., Gliricidia sepium), forraje (cabras, vacas) y sombra para cultivos. Ecológicos: Apoyo en la dieta de poblaciones de avifauna silvestres, conservación y restauración de suelos, control de la erosión y protección de mantos acuíferos. Industriales: De su corteza se extraen taninos y colorantes, también de la misma se pueden obtener fibras para fabricar cuerdas y textiles. La madera se utiliza en construcción habitacional en general (paredes, pisos, gabinetes), en ebanistería y tornería en general (accesorios de herramientas y artículos deportivos). También se usa como combustible (leña) con un valor calórico que oscila entre 4730 y 4770 kcal/kg. Las hojas son el alimento de las larvas de Bombyx mori, el gusano o la mariposa de seda. Éstas se pueden consumir crudas en ensaladas, son ricas en vitaminas del complejo B (excepto B12), C, D y flavonoides. Los frutos se pueden consumir crudos o en conserva; de su fermento se pueden obtener licores y adicionalmente son ricos en aceites esenciales. Las semillas contienen cerca de 34,5% de aceite. Adicionalmente los árboles de esta especie se han empleado en proyectos de arboricultura. Medicinales: La corteza tiene propiedades vermífugas y se emplea para tratar casos de dolores estomacales, neurálgicos e hidropesía. Las hojas y los brotes tiernos se han empleado para tratar resfríos y se les confieren propiedades alexitéricas, hemostáticas, hipoglucemiantes y vulnerarias; experimentos in vitro han mostrado una acción antibacteriana contra Escherichia coli, Pseudomonas aeruginosa, Salmonella typhi y Shigella dysenteriae. Los frutos se han usado en el tratamiento de dispepsia, dolores de garganta, insomnio, hipertensión, neurastenia, y vitíligo.
 
Requerimientos ambientales:
Suelos: Francos o arcillosos, profundos, ricos en materia orgánica, bien drenados y aireados, mediana o altamente fértiles. Las plantas no toleran suelos mal drenados o muy compactados; pH de 5,5 a 6,8. Temperatura: Media de 18 a 38 °C; mínima con datos ignotos; máxima con datos ignotos. Precipitación promedio anual: 600 a 2500 mm. Meses secos por año: 5 a 6.
 
Producción de semillas, tratamientos pregerminativos y viabilidad:
Se reporta que en un kilogramo pueden hallarse un promedio de 142 000 de semillas. Para acelerar el proceso de germinación y uniformizar la misma se recomienda la estratificación de las semillas en arena húmeda a temperaturas que oscilen entre 4 y 5 °C y la imbibición de las semillas en agua templada por 5-6 días. El tiempo que tardan las semillas en germinar después de la siembra es ignoto. Almacenadas en recipientes herméticos y a temperaturas de laboratorio pueden conservarse viables hasta por 3 años. El tiempo que deben pasar las plántulas en el vivero antes de su traslado al campo y sus requerimientos lumínicos son ignotos.
 
Datos de germinación:
La germinación es epígea. Se reportan porcentajes de germinación de 50%.
 
Reproducción asexual:
Los esquejes de 25 a 40 cm de longitud tomados de ramas lignificadas y que posean al menos tres yemas vegetativas se reportan viables, y se dice que bajo buenas condiciones de manejo se pueden obtener porcentajes de hasta 90% de rebrote en períodos comprendidos entre 4 y 35 días. Los esquejes se pueden almacenar por más de una semana a la sombra si las condiciones de humedad son adecuadas. El cultivo de tejidos, los acodos e injertos también se reportan viables.
 
Manejo:
Por lo general la primera poda se recomienda efectuarse un año después de establecida la plantación o el banco forrajero, con la aplicación de enmiendas de una forma adecuada la frecuencia de poda es cada 3 meses en zonas húmedas y cada 4 meses en zonas secas, dicha poda se debe realizar a una altura entre 0,3 y 1,5 m del suelo. El control de hierbas invasoras, se debe aplicar durante el primer año de establecimiento de la plantación, dejando el material de deshierbe en el sitio para mantener la humedad. En caso de sequía durante el establecimiento, debe regarse cada 8 días en suelos arenosos y cada 15 días en suelos arcillosos (Benavides, et al 1986).
 
Plagas y enfermedades:
Pudrición de raíz por Armillaria mellea. Síntomas: Pequeñas hojas cloróticas que caen del árbol antes de tiempo; muerte de las ramas; muerte de todo el árbol y en algunos casos se pueden observar cuerpos fructíferos macroscópicos del hongo creciendo en racimos en la base del árbol. El hongo sobrevive en la madera muerta y en descomposición de tocones de árboles infectados; la enfermedad se propaga cuando el micelio coloniza las raíces del árbol. Manejo de la enfermedad: El manejo de la pudrición de la raíz por Armillaria una vez presente es extremadamente difícil; es importante tener sumo cuidado para escoger sólo material de siembra libre de la enfermedad; los árboles no deben ser plantados en áreas despejadas recientemente y que se sabe han sido infectados con Armillaria anteriormente. Árboles enfermos, incluyendo los tocones, deben excavarse y ser retirados de los huertos; evitar el estrés de los árboles proporcionando adecuado riego, la fertilización y control de insectos. La aplicaciones de fungicidas no se recomienda en los árboles infectados. Los árboles pueden morir dentro de uno a varios años, dependiendo de la gravedad de la infección.
 
Tizón bacteriano por Pseudomonas syringae. Síntomas: Pequeñas manchas angulares de coloración negra en el follaje y grandes manchas marrones en las flores y/o frutos. La aparición de la enfermedad se ve favorecida por la mala circulación de aire alrededor de las ramas y el follaje húmedo. Manejo: Las ramas que presentan muerte progresiva y tizón grave deben ser podadas fuera del dosel; se debe evitar el riego por aspersión. Si se da la formación de chancros en el tronco del árbol, entonces es probable que vaya a morir y debe ser eliminado.
 
Adicionalmente se reporta que en condiciones muy húmedas las plantas pueden ser atacadas por la fumagina y también son frecuentes los ataques al follaje por parte de hormigas arrieras y de cochinillas.
 
Criterios de restricción:
No existen.