120x120
Coccoloba uvifera (L.) L.
Familia: Polygonaceae
 
Sinónimos:
Guaiabara uvifera, Polygonum uvifera.
 
Nombres vernáculos:
Carnero, papaturro, roble de la costa, uva de la costa, uva de mar, uva de playa, uvero.
IMAGENES
Descripción:
Arbusto o árbol de hasta 15 m. Hojas alternas, simples, de 6-18 x 8-27 cm, reniformes a ampliamente elípticas o suborbiculares, márgenes enteros; con estípulas. Inflorescencias racemosas, de 15-30 cm. Flores blanco-verdosas; el perianto de 3-4 m. Frutos de ca. 2 cm, obpiriformes a obovoides, incluidos dentro del perianto suculento.
 
Diagnóstico:
Árboles o arbustos, dioicos, perennifolios, típicamente costeros, copa densa y subglobosa; troncos regularmente ramificados desde la base; la corteza externa grisácea y escamosa, con conspicuas estípulas ócreas que dejan cicatrices anulares en las ramitas. Hojas simples, alternas, coriáceas, subreniformes o suborbiculares, brillantes y glabras. Flores con el perigonio blanco-verdoso; y los aquenios incluidos en el perianto suculento, comestible, que llega a ser purpúreo o negro en la madurez.
 
Distribución:
De Florida (EE.UU.) a Brasil, Colombia, Ecuador, Venezuela y las Antillas. En bosques muy húmedos; de 0-50 (-400) m.
 
Historia natural:
Flores observadas de febrero a abril y en octubre. Frutos observados de mayo a enero.
 
El nombre del género se deriva de las palabras griegas coccos (fruto, grano, semilla, pireno), y lobo (lóbulo) que significa “frutos lobulados”. Sin embargo otros autores consideran que el nombre del mismo tiene su origen de la palabra griega cokkolobis, nombre antiguo dado a una parra (Vitis L. / Vitaceae), por la semejanza de sus frutos.
 
El nombre del epíteto significa literalmente “que porta, o que tiene uvas”; aludiendo al parecido con los frutos de la parra.
 
Usos:
Agroforestales: En huertos familiares (mayas), cortinas rompevientos en zonas costeras, setos vivos y sombra para jardines. Ecológicos: En estabilización de dunas, recuperación de ecosistemas costeros, apoyo en la dieta de poblaciones de avifauna silvestre. Industriales: La corteza contiene taninos que se emplean en la industria de la tenería. Cuando las plantas tienen tamaños comerciales su madera se puede usar en construcción general (puertas, marcos para ventanas, paneles) y ebanistería, también es muy apreciada como combustible (leña). Con los frutos se elaboran mermeladas y una bebida fermentada que se dice ser muy sabrosa. Medicinales: A la planta se le atribuyen propiedades diaforéticas, diuréticas y estimulantes. La infusión de la corteza (tallos y raíces) se emplea para tratar casos de diarrea y disentería, debido a sus propiedades astringentes. El jugo de los frutos se ha empleado como colirio. Sus semillas se emplean como emenagogo y para tratar casos de retención de orina.
 
Requerimientos ambientales:
Suelos: Arenosos, rocosos, someros, las plantas pueden sobrevivir en suelos salinos, calcáreos o derivados de rocas ígneas, siempre y cuando sean bien drenados; pH mayor o igual a 7,5. Temperatura: Media: 26 °C; mínima: 18 °C; máxima: 28 °C. Precipitación promedio annual: 500-1600 mm. Meses secos por año: 0-8.
 
Producción de semillas, tratamientos pregerminativos y viabilidad:
Se reporta que en un kilogramo pueden hallarse de 1000 a 1400 semillas frescas, y de 1900 a 2260 si están secas. No requieren tratamientos pregerminativos y suelen germinar entre los 18 y los 50 días después de la siembra. No se hallaron datos sobre almacenamiento de semillas. Las plántulas necesitan pasar de 4 a 5 meses en el vivero antes de su traslado al campo.
 
Datos de germinación:
La germinación es epígea. Sin tratamientos pregerminativos y con semillas frescas, se reportan porcentajes de germinación que oscilan entre 60 y 80%.
 
Reproducción asexual:
Los acodos aéreos y a nivel de suelo, así como los esquejes (tomados de plantas con flores pistiladas) se reportan funcionales.
 
Plagas:
Bajo condiciones adversas se reporta (en Florida –EE.UU.– y Puerto Rico] el daño a las hojas por los hongos patógenos Asterina coccolobae, Lembosia tenella, Pestalotia coccolobae, Phyllosticta coccolobae, Uredo coccolobae, U. uviferae y Verticicladium effusum. También los defoliadores Euscelus coccolobae (coleoptera) y Sericocerina krugii (hymenoptera) se consideran plagas sumamente dañinas en Puerto Rico.
 
Criterios de restricción:
No existen.