120x120
Ceiba pentandra (L.) Gaertn.
Familia: Malvaceae
 
Sinónimos:
Bombax pentandrum, Ceiba caribaea.
 
Nombres vernáculos:
Árbol de la paz, bonga, bombo, ceiba, ceiba yuca, ceibo, lupuna, samaúma, sisin (misquito), toborochi.
IMAGENES
Descripción:
Árbol de 20-50 m. Hojas alternas, compuestas, digitadas, con 5-8 folíolos de 9-20 x 2-6 cm, de oblongo-lanceolados a oblongo-elípticos, los márgenes enteros o denticulados; con estípulas. Inflorescencias fascículos con 2-3 flores, en las axilas de las hojas caídas. Flores blancas o blanco-rosadas; cálices con los sépalos de ca. 1 cm; corolas con los pétalos de 2-3 cm. Frutos de 10-26 cm, elongado-elípticos a obovoides, grisáceos.
 
Diagnóstico:
Árboles hermafroditas, caducifolios, copa ampliamente extendida y ramas casi horizontales y verticiladas o subverticiladas; troncos cilíndricos, esbeltos, con poderosos contrafuertes; corteza externa verde en los árboles juveniles, luego se torna grisácea con la edad, con aguijones agudos (deciduos con el desarrollo). Hojas alternas, digitadas, con folíolos finamente aserrados. Flores con 5 estambres con los filamentos estaminales rojos; cápsulas con las semillas cubiertas por fibras leonadas.
 
Distribución:
De México a Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú, Venezuela, Camerún, Madagascar y Tanzania. En bosques húmedos, muy húmedos y secos; de 0-700 m.
 
Historia natural:
Flores observadas en diciembre a junio. Frutos observados en los mismos meses.
 
El nombre del género tiene su origen en el nombre vernáculo del árbol en América del Sur.
 
El nombre del epíteto se deriva de las palabras griegas penta- (cinco) y andro (hombre, estambre) que significa “con cinco estambres”, aludiendo al número de partes del androceo.
 
La planta es hospedera del lepidóptero Eulepidotis modestula.
 
Las flores de Ceiba pentandra son visitadas por Heliomaster constantii (colibrí pochotero) y Melanerpes pucherani (carpinterito carinegro). Sus frutos y semillas se reportan como parte de la dieta de Aratinga canicularis (perico frentinaranja), y Brotogeris jugularis (periquito barbinaranja). Las fibras de las semillas se han hallado presentes en los nidos de Pachyramphus aglaiae (cabezón plomizo).
 
La ceiba era un árbol sagrado para los antiguos mayas.
 
Usos:
Agroforestales: En cercas vivas, setos, forraje, sombra para cultivos (cacao, café), tutores para plantas de pimienta. Ecológicos: Recuperación de suelos, estabilización de cauces fluviales, sustento alimenticio para poblaciones de avifauna silvestre. Industriales: Las semillas están cubiertas por unas fibras elásticas, resistentes al ataque de insectos, livianas e impermeables, ideales para rellenar almohadas, colchones, para confeccionar chalecos y botes salvavidas, para aislar refrigeradores, cámaras de enfriamiento, etc. La madera se usa para contrachapados, cajas para embalaje, modelos de aeromodelismo, féretros, en la elaboración de pulpa para papel, etc. Medicinales: La decocción de las raíces es empleada en casos de edema. La corteza macerada tiene propiedades diuréticas y galactogogas, y se usa para tratar la gonorrea y la malaria. Las compresas frescas de las hojas se usan contra el vértigo. La decocción de los brotes tiernos tiene propiedades contraceptivas y la de las hojas se recomienda para aliviar resfriados y la irritación de la garganta. La decocción de las flores se toma contra el estreñimiento. Las semillas contienen hasta 25% de ácidos grasos, usados para fabricar jabones y lubricantes, pudiendo ser de consumo humano luego de su refinamiento. En Surinam usan la corteza en baños, a los que le atribuyen propiedades febrífugas. El jugo de los brotes jóvenes machacados, lo toman para tratar el asma, para expectorar flemas y aliviar inflamaciones rectales. En algunos países de Asia las hojas se emplean para limpiar el cabello, y como remedio contra la cefalea y la disentería.
 
Requerimientos ambientales:
Suelos: Arenosos con buen drenaje a arcillosos con drenaje deficiente, incluso calizos y rocosos, someros a profundos, ricos en materia orgánica; pH 4,7-6,9 (-8,0). Temperatura: Media: 20-35 °C; mínima: 5-19 °C; máxima: 37-45 °C. Precipitación promedio anual: (1250-) 1500-5700 mm. Meses secos por año: 0-6.
 
Producción de semillas, tratamientos pregerminativos y viabilidad:
Se reporta que en un kilogramo pueden hallarse entre 7000 y 45 000 semillas. Éstas no requieren de ningún tratamiento pregerminativo, no obstante se recomienda antes de la siembra dejarlas remojadas en agua templada por 24 horas, o bien hervirlas por 5 minutos. Las semillas suelen germinar entre los 8 y 21 días después de la siembra. Almacenadas en condiciones ambientales dejan de ser viables al cabo de 1 año. Las plántulas deben pasar al menos 3 meses en el vivero antes de su traslado definitivo al campo, y requieren de luz plena durante su desarrollo inicial.
 
Datos de germinación:
La germinación es epígea. Sin tratamientos pregerminativos se reportan porcentajes de germinación que oscilan entre 50 y 95%.
 
Reproducción asexual:
Se reporta que los acodos aéreos son funcionales.
 
Plagas:
Se reporta susceptible al ataque de los coleópteros: Analeptes trifasciata, Diaprepes abbreviatus, Paranaleptes reticulata; los hemípteros: Dysdercus andreae, D. bimaculatus; los lepidópteros: Ephyriades arcas, Eulepidotis modestula, Oiketicus kirbyi, Olepa ricini y los hongos: Armillaria mella, Fomes lignosus.
 
Criterios de restricción:
No existen.