120x120
Byrsonima crassifolia (L.) Kunth
Familia: Malpighiaceae
 
Sinónimos:

 
Nombres vernáculos:
Changunga, chengua, krabo (Miskito), nance, nanche, nanchi, nancite.
IMAGENES
Descripción:
Arbusto o árbol, de 2-8 m. Hojas opuestas, simples, de 3-18 x 1,5-10 cm, elípticas, angostamente elípticas, ovadas u obovadas, los márgenes enteros; con estípulas. Inflorescencias pseudoracimos indivisos, de 6-15 cm. Flores amarillas. Frutos de 0,8-1,5 cm, globosos, subglobosos o subovoides y amarillos al madurar.
 
Diagnóstico:
Árboles hermafroditas, subcaducifolios, con la copa densa, subglobosa, los troncos cilíndricos en sección transversal, sin contrafuertes prominentes; la corteza externa pardo-negruzca o pardo-grisácea, escamosa, exfoliándose en placas rectangulares. Hojas opuestas, simples, inicialmente lanosas o tomentosas por el envés, con los márgenes enteros y con estípulas intrapeciolares; las inflorescencias pseudoracimos terminales. Flores con los pétalos amarillos que se tornan anaranjados con el desarrollo. Drupas con el exocarpo suculento y comestible.
 
Distribución:
De México a Bolivia, Colombia, Venezuela y las Antillas. En bosques húmedos, muy húmedos, pluviales y secos, de 0-1800 m.
 
Historia natural:
Flores observadas de enero a julio y de septiembre a noviembre. Frutos observados en febrero, de mayo a agosto y en noviembre.
 
El nombre del género probablemente tenga su origen en la palabra griega byrso que significa “cuero”, aludiendo a la apariencia coriácea de las hojas de Byrsonima spicata (Cav.) DC.
 
El nombre del epíteto se deriva de las palabras latinas crassi- (grueso) y folia (hoja) “con hojas gruesas”.
 
Sus hojas se reportan como parte de la dieta del venado Odocoileus virginianus.
 
Usos:
Agroforestales: Árboles aislados en potreros (sombra y refugio para ganado), cercas y setos vivos, cultivos mixtos (mezclado con pastos), forraje, huertos familiares y sombra para cultivos (cacao y café). Ecológicos: Apoyo en la dieta de poblaciones de avifauna silvestres, conservación y restauración de suelos, protección de mantos acuíferos, restauración de áreas degradadas por fuegos. Industriales: De la corteza se obtienen fibras muy resistentes, que contienen de 17-28% de taninos y 3% de ácido oxálico. La madera se puede emplear en construcción general, para postes de cercas, pulpa para papel y como combustible (leña y carbón). El exocarpo de los frutos inmaduros es rico en taninos que se usan para teñir telas de algodón. Los mismos son ricos en vitamina C y pueden ser consumidos crudos o cocidos, también se dejan reposando en distintos tipos de licor para incrementar su sabor. Los árboles de esta especie se han usado con éxito en proyectos de melicultura y arboricultura. Medicinales: En Guanacaste (Costa Rica) toman la infusión de las hojas tres veces al día para tratar la anemia, artritis y ostalgia; externamente la usan como remedio para el pie de atleta. En las Guayanas raspan el indumento del envés de las hojas y lo colocan con fines antisépticos en el ombligo de los neonatos, luego de haber cortado el cordón umbilical. La infusión de las hojas la administran como hipotensor. La infusión de los frutos es empleada contra infecciones cutáneas y para corregir desordenes gastrointestinales; también es un reputado digestivo, emenagogo, febrífugo, vulnerario, y se recomienda para tratar la leucorrea y problemas de las encías.
 
Requerimientos ambientales:
Suelos: Arcillosos, arenosos, bien drenados, fértiles, profundos, ricos en materia orgánica; los árboles de esta especie también toleran suelos rocosos, salinos, pobres, compactados, pedregosos, con el drenaje deficiente en épocas lluviosas; pH: datos ignotos. Temperatura: Datos ignotos. Precipitación promedio anual: 800-1200 mm. Meses secos por año: hasta 8.
 
Producción de semillas, tratamientos pre-germinativos y viabilidad:
Se reporta que en 1 kilogramo pueden hallarse de 4335 a 4563 semillas. Para acelerar el proceso de germinación se recomienda extraer las semillas de los endocarpos (así se obtienen porcentajes de germinación de 32 a 75%, respecto a un 17% cuando las semillas se ponen a germinar dentro de los mismos), sumergir las semillas en ácido sulfúrico por 3 minutos y luego remojarlas en agua por 24 horas, o bien solo sumergirlas en ácido sulfúrico por 2 horas. Las semillas suelen germinar entre los 12 y los 35 días posteriores a la siembra; éstas se pueden almacenar en recipientes herméticos a 4 °C, con un contenido de humedad de <=10%. No obstante se menciona que la forma óptima de almacenaje es a temperatura ambiente (ca. 20 °C y 13,4% de humedad) en cuyo caso se obtienen porcentajes de germinación de 11% luego de 6 meses de almacenaje. El tiempo que deben pasar las plantas en el vivero antes de su traslado al campo es ignoto.
 
Datos de germinación:
Usando tratamientos pregerminativos y con semillas frescas se reportan porcentajes de germinación que oscilan entre 17 y 75%. Dentro de estos tratamientos se reporta como funcional el ácido sulfúrico por 30 minutos.
 
Reproducción asexual:
Los acodos aéreos, esquejes e injertos, estacas terminales con hojas y longitudes de 11 a 15 cm, se reportan funcionales.
 
Plagas:
En México se reporta que el coleóptero Carpophilus sp., los hemípteros Clastoptera sp., Coccus viridis, Planoccus citri, el homóptero Membracis mexicana y el lepidóptero Cryptophebia sp., son las principales plagas de la planta. En Costa Rica se reporta ataques al follaje por parte de ácaros del género Mononychellus spp., y de los crisomélidos Calamus insignis, Lamprosoma sp. y Uroplata varicostata.
 
Criterios de restricción:
No existen.