120x120
Blighia sapida K.D. Koenig
Familia: Sapindaceae
 
Sinónimos:

 
Nombres vernáculos:
Akee, aki, seso vegetal.
IMAGENES
Descripción:
Árbol, de hasta 25(+) m. Hojas alternas, pinnaticompuestas, los pecíolos de ca. 2 cm, con (2-)4(-5) pares de folíolos de 6-10(-20) x 4-6(-8) cm, acuñado-obovados, elípticos u oblongos; los márgenes enteros, los peciólulos de 0,3-0,.7 cm; exestipuladas. Inflorescencias panículas de hasta 30 cm. Flores blanco-cremosas. Frutos de hasta 10 cm, oblongo-obovados, dehiscentes, trivalvados.
 
Diagnóstico:
Árboles polígamos, perennifolios, cultivados o adventicios, con la copa densa, frondosa, subglobosa; troncos cilíndricos y esbeltos o incluso algo acanalados en sección transversal, a veces con contrafuertes pequeños; corteza externa grisácea o pardo-grisácea; hojas alternas, paripinnadas, con los folíolos opuestos o subopuestos; las inflorescencias axilares y paniculadas. Flores pequeñas, blanco-cremosas; y las cápsulas trivalvadas, rojas o anaranjadas en la madurez, dehiscentes, que exponen las semillas (3) negras, con el arilo amarillo o cremoso-amarillento.
 
Distribución:
Originario probablemente de Nueva Guinea, introducido de Guatemala a Colombia y las Antillas. En bosques húmedos y muy húmedos, de 0-1000 m.
 
Historia natural:
Flores observadas de enero a mayo. Frutos observados de febrero a mayo, en agosto, noviembre y diciembre.
 
El nombre del género honra la memoria del contralmirante inglés William Bligh (1754-1817). Bligh empezó a formar parte de la Marina Real a la edad de 9 años. A los 23 años se unió al capitán Cook en su tercera y última expedición, demostrando ser un prodigio en el arte de la navegación y la cartografía. Aparentemente Bligh trajo las primeras plantas de Blighia sapida, a los Jardines Botánicos Reales de Kew en ca. 1793, procedentes de África Occidental.
 
El nombre del epíteto significa “sabrosa(o), apetitosa(o)”, aludiendo a sus semillas con los arilos comestibles en el tiempo justo.
 
Cuando los frutos están maduros se abren y es posible comer los arilos de las semillas, crudos o cocidos; si el fruto no ha madurado completamente los arilos son altamente tóxicos, ya que contienen hipoglicinas A y B, con un potente efecto hipoglucemiante.
 
Usos:
Agroforestales: Cultivos mixtos y puros, sombra de cultivos (café). Ecológicos: Apoyo en la dieta de poblaciones de avifauna silvestre, conservación y recuperación de suelos. Industriales: La madera se emplea en construcciones livianas de interiores y en ebanistería. También se usa como combustible (leña y carbón). Con el epicarpo de los frutos se pueden hacer jabones y se utiliza como mordiente en labores de tinción. Medicinales: La decocción de la corteza se usa como vulnerario y para tratar casos de diarrea, disentería y pleuresía. Pulverizada se usa como alexitérico. Los extractos de las hojas se emplean para tratar casos de amigdalitis, cirrosis, fiebre, hepatitis y vértigo. Se dice que los extractos acuosos de las semillas tienen propiedades vermicidas.
 
Requerimientos ambientales:
Suelos: Prefiere suelos francos o franco-arenosos, húmedos, fértiles y bien drenados; los árboles de esta especie también son tolerantes a suelos infértiles y rocosos; pH: (4,3-)5,5-6,5(-8,0). Temperatura: Media: 24-27 °C; mínima: 20 °C; máxima: 34 °C. Precipitación promedio anual: (700-)2000-4000(-6000) mm. Meses secos por año: Datos ignotos.
 
Producción de semillas, tratamientos pre-germinativos y viabilidad:
El número de semillas por kilogramo es de aproximadamente 402. Aparentemente las semillas no necesitan tratamientos pregerminativos. Suelen germinar entre las 2 y las 4 semanas posteriores a la siembra. Son muy susceptibles a la desecación por lo que se recomienda plantarlas a los pocos días de haberlas extraído de los frutos. Se pueden almacenar a 21 °C, manteniéndose viables hasta por 3 meses. El tiempo que tienen que pasar las plántulas en el vivero es ignoto.
 
Datos de germinación:
Usando semillas frescas se reportan porcentajes de germinación de 80%.
 
Reproducción asexual:
Los esquejes se reportan funcionales.
 
Plagas:
Se reporta que varias especies de insectos, particularmente coleópteros y homópteros (sin identificar) suelen atacar los frutos y sus pedicelos sin causar mayores problemas. También se menciona que el hongo patógeno Phytophthora palmivora suele atacar los frutos aún en el árbol y eventualmente comprometer el arilo de las semillas, mientras que Rhizopus nigricans suele atacarlos cuando éstos están almacenados.
 
Criterios de restricción:
No existen.