120x120
Bactris gasipaes Kunth
Familia: Arecaceae
 
Sinónimos:
Bactris utilis.
 
Nombres vernáculos:
Dikó (bribrí), Piba, pejibaye, pijivay, supa (bribrí).
IMAGENES
Descripción:
Palmas, con los estípites múltiples, de 4-20+ m, erectos, esbeltos, con los entrenudos espinosos (las espinas ausentes en algunas variedades). Pecíolos de 0,5-1,20 m, con 3 hileras de espinas abaxiales; láminas foliares de 1,9-3,2 m, pinnado-segmentadas, con 76-127+ segmentos por lado, ralamente agrupados y arreglados en varios planos, lineares, asimétricamente bífidos, marginalmente inermes o espinulosos, al menos distalmente. Inflorescencias con pedúnculos de 20-28 cm, ligeramente recurvados, moderada a densamente espinosos, con brácteas de 47-71 cm, el raquis de 15-23 cm, con 46-62 raquilas, de 17-40 cm. Flores estaminadas de 3-5 mm; flores pistiladas de 5-7 mm. Frutos maduros de ca. 5 cm, ovoides, inermes.
 
Diagnóstico:
Palmas monoicas, antropocoras; los estípites múltiples, esbeltos, con los entrenudos espinosos. Hojas con los pecíolos armados, las láminas foliares pinnadas, con los segmentos ralamente agrupados y arreglados en varios planos; las inflorescencias bisexuales. Infrutescencias péndulas y los frutos (comestibles) inermes, lisos, verdes, amarillos anaranjados o incluso blancos.
 
Distribución:
De Honduras a Bolivia, Ecuador y Perú. En bosques húmedos y muy húmedos, de 0-400(-1000) m.
 
Historia natural:
Flores observadas de marzo a junio. Frutos observados de febrero a junio y en octubre.
 
El nombre del género tiene su origen en la palabra griega bactron, que significa “cayado o bastón”, aludiendo a sus estípites leñosos.
 
El nombre del epíteto tiene su origen en la latinización de Gachipaès, su nombre vernáculo en Ibague, Colombia.
 
Los frutos del pejibaye se reportan como parte de la dieta de Pionus senilis (loro coroniblanco).
 
Usos:
Agroforestales: Cultivos mixtos, forraje, plantaciones puras. Ecológicos: Apoyo en la dieta de poblaciones de avifauna silvestres. Industriales: La corteza externa de los estípites es extremadamente dura y es usada para hacer flechas, lanzas, paneles para casas, pisos, etc. Las hojas se emplean para techar ranchos y construcciones rurales, también se usan en cestería; los segmentos foliares sirven para forraje de ganado vacuno; con ellos y la corteza es posible también obtener valiosas fibras para la fabricación de papel. Los frutos son ricos en vitamina A, C y niacina; del mesocarpo es posible extraer un aceite con altas cantidades de ácidos grasos insaturados, como el oleíco y el laúrico; las semillas contienen ácidos grasos saturados que pueden usarse para fabricar jabones y cosméticos. Medicinales: Las raíces tienen propiedades vermicidas. En Centroamérica la infusión del epicarpo se administra contra las enfermedades hepáticas. El aceite de las semillas se usa para tratar dolores reumáticos.
 
Requerimientos ambientales:
Suelos: Aluviales, arcillosos o arenosos, bien drenados, fértiles; pH (4-)5-6,5(7.5) mm. Temperatura: Media: datos ignotos; mínima: >=10 °C; máxima: datos ignotos. Precipitación promedio anual: 1500 mm. Meses secos por año: 3-4.
 
Producción de semillas, tratamientos pre-germinativos y viabilidad:
El número de semillas que pueden hallarse en 1 kilogramo es de aproximadamente 724. Para acelerar el proceso de germinación se recomienda el remojo en agua templada las 24 horas previas a la siembra. La temperatura idónea para la germinación es de 30 °C, a 40 °C ésta se disminuye casi completamente. Las semillas suelen germinar entre los 60 y los 78 días posteriores a la siembra. Se recomienda sembrarlas rápidamente porque su viabilidad se pierde muy pronto. Las plántulas necesitan pasar de 6 a 9 meses en el vivero antes de su traslado al campo, y requieren que el suelo esté húmedo y que la humedad ambiental sea alta.
 
Datos de germinación:
Usando diferentes combinaciones de sustrato y temperatura se han obtenido porcentajes de germinación que oscilan entre 73 y 76%.
 
Reproducción asexual:
Datos ignotos sobre la funcionabilidad o infuncionabilidad de este tipo de reproducción.
 
Plagas:
Se han identificado al menos 123 insectos que taladran los tallos, el follaje o los frutos, aunque se menciona que ninguno llega verdaderamente a convertirse en una plaga. En el caso de los hongos patógenos se han llegado a identificar hasta 27 especies; algunos causan pudrición del estípite: Cercospora spp.; del ápice o del corazón de tallo (palmito): Dickeya chrysanthemi, Phytophthora palmivora, Pseudomonas syringae; de las frutas: Chalaropsis spp., Thielaviopsis paradoxa; y de las semillas: Fusarium spp., Lasiodiplodia theobromae, Schyzophyllum commune y Thielaviopsis paradoxa (éstos generalmente atacan a las semillas al estar almacenadas en bolsas de plástico en el proceso de germinación).
 
Criterios de restricción:
No existen.